Viajes

Historia de un viaje seguro

By octubre 8, 2021 No Comments

Carlos es un joven apasionado por la fotografía, él es un oficinista que disfruta del café mientras trabaja, en sus ratos libres ha explorado su ciudad y partes significativas de la república, Pero Carlos quería más, eso lo llevó a planear unas vacaciones fuera del país, el lugar de destino fue fácil de elegir, JAPÓN ese era el lugar, su cultura, arte y tradiciones debían ser retratadas por el lente de Carlos.

 

Durante los meses siguientes Carlos se dedicó a organizar sus documentos, visa, seguros, pasaporte, identificaciones. Su habilidad adquirida para planear le ayudó a trazar las rutas que visitará, investigó costos de alojamientos y realizó un cálculo aproximado de lo que gastaría en comidas y transporte. 

 

Todo estaba listo y el momento había llegado Carlos dio un último vistazo a su equipaje.

-Documentos listos, Ropa lista, cámara, lentes y memorias listas-

En su maleta de viaje llevaba su laptop pues quería aprovechar su viaje para documentarlo al mero estilo de Luisito comunica.

 

Un asiento junto a la ventanilla y los nervios a flor de piel, respiración agitada, las manos sudadas y una revoltura en el estómago, Carlos no sabe si los nervios son por el gran viaje que le espera o por su miedo a las alturas. Tal vez sea el miedo a las alturas, pequeñas vibraciones se comienzan a sentir, por la ventana se puede ver como aumenta la velocidad, en poco tiempo el avión empieza a levantar su punta y a la vez las uñas de Carlos se aferran a su asiento, Por la ventana se ve como poco a poco se aleja el suelo, más nervios hacen que pequeños temblores recorran su cuerpo, ya puede ver las nubes y desde el cielo ve como se aleja de su hogar que ahora parece un videojuego de esos donde administras ciudades.

Los nervios siguen pero se comienzan a difuminar con emoción, la idealización del viaje comienza, ya puede ver los tumultos de gente, se imagina el olor a ramen y por alguna razón le viene a la memoria una imagen de su anime favorito, esa es la verdadera razón de que el destino sea Japón. 4 horas de vuelo continuo, 125 fotos y 3 intentos de blog, el sueño comienza a llegar, un par de parpadeos pesados fueron suficientes para que esta historia se adelante.

 

15 Horas de vuelo continuo, turbulencias pequeñas pero lo suficientemente fuertes para aterrorizar a un joven con pánico a las alturas quién hace 2 semanas vio naufrago. 

El primer paso siempre es importante, por lo general define el inicio de una nueva historia, esta vez Carlos estaba emocionado, los nervios se quedaron en el avión. Con maleta en mano se dispuso a encontrar su primera parada, un pequeño hotel cerca de una zona habitacional, nada lujoso pero lo suficiente cerca de zonas importantes para poder moverse con libertad.

 

Al día siguiente Carlos puede disfrutar de ver el sol naciente, víctima del jet lag voltea a ver la cama del hotel y piensa en acostarse un ratito, pasos pesados lo guían de vuelta a las sábanas. TOC TOC TOC, eso fue muy conveniente, los encargados de la limpieza del cuarto llegaron justo a tiempo para salvar a Carlos de desperdiciar un día la tierra del sol naciente.

 

Cámara en mano, mochila lista el primer destino de Carlos es una plaza comercial en donde se encuentran unas de las figuras de acción más populares por su gran atención al detalle y sus costos elevados que las vuelven figuras coleccionables de alto nivel.

El sonido del obturador parece perseguir a Carlos pues su ojo lo ha llevado a lugares en donde puede capturar momentos tan íntimos que te narra historias sin palabras.

 

Llegando a su destino, Carlos entra a la tienda, tantos detalles en esa piezas a escala montadas sobre escenarios que hacen juego con las figuras era inevitable, le debía de tomar fotos a todo lo que estaba viendo. Al desenfundar su cámara Carlos hace un movimiento un poco brusco, su brazo chocó con un poste que impedía el paso, un suave toque en un punto que desató un movimiento en paralelo, un poste al piso y un comprador que se dirige a acompañar al poste, su pieza de colección cae y él cae sobre ella, un desastre total. Los ojos de Carlos siguieron todo el desastre en cámara lenta y como fotografía el se quedo inmóvil, al lugar llegan guardias del lugar, Carlos solo puede pensar en que su viaje había llegado a su fin, correr y huir era una opción no muy ética pero sí para considerar, mientras llevaban a Carlos y al joven comprador a una oficina, Carlos recordó que tenía un As bajo la manga. 

Sin entender nada, Carlos solo entiende por ademanes y gestos en la cara del comprador, el estaba molesto y quería su dinero de vuelta, no es de extrañarse las figuras son caras. Una puerta se abre y entra una señora hablando inglés, es momento de que Carlos use su As,

  • Hello, I was already informed of the situation, and I am afraid that you will have to replace the money.-

Carlos asintió con la cabeza, tomó aire y mientras sacaba algo de su cartera dijo.

  • I know, I’m very sorry, but I think this can help

El seguro de viaje logró salvar a Carlos ya que él cuenta con una póliza que lo cubre en este tipo de situaciones.

Carlos se ahorró mucho dinero, pero en su afán por la organización, se dio cuenta que un seguro de viaje era esencial pues él sabe que los accidentes no avisan, y en un segundo te pueden poner en grandes aprietos.

 

¿Quieres más información sobre los seguros de viaje?

Ponte en contacto con uno de nuestros ejecutivos y cuéntale sobre tu próximo viaje, expresa tus dudas y con gusto te recomendaremos la mejor opción para que viajes seguro.

Contacta a un Ejecutivo

Leave a Reply